29 octubre, 2020

Como la industria del automóvil se está transformando en un proveedor de servicios

La industria del automóvil se encuentra inmersa en la mayor transformación de su historia. Desde la mejora de procesos, la productividad, la integración de proveedores, la producción a la carta (Industria 4.0), hasta la digitalización y el cambio de paradigma: el valor pasará de estar en el vehículo, a los servicios que se generen alrededor de él. Los vehículos del futuro serán eléctricos, autónomos, hiperconectados y generarán nuevos modelos de negocios.

Los vehículos eléctricos, en cualquiera de sus alternativas, hibrido enchúfale o no, eléctrico puro… ya son una realidad: a partir del 2019,  Volvo sólo fabricará coches eléctricos, Mercedes-Benz prevé lanzar al mercado durante finales 2017 el primer camión eléctrico urbano, Urban eTruck… A nivel local, Irizar fue el primer fabricante europeo en poner en circulación dos autobuses eléctricos, i2e,  en la ciudad de Barcelona en 2016. Superadas las barreras de la tecnología, aparecen nuevos retos como el precio de compra, la autonomía y la expansión de los puntos de carga.

Los niveles 1, asistente de conducción, y 2, autonomía parcial, de los coches autónomos, son ya ofrecidos de serie por la mayoría de fabricantes. El nivel 3, autonomía con condiciones, y el 4, alta autonomía, todavía sólo por fabricantes “premium”: por ejemplo Tesla.  Algunos expertos vaticinan que el nivel 5, autonomía total, estará disponible para el 2020. Dejando a un lado los problemas éticos, Mercedes-Benz quiere que sus coches autónomos decidan quién sobrevive a un accidente, los grandes fabricantes están integrando dentro de su cadena de valor nuevas tecnologías como: GPS (Global Positioning System), RADAR (Radio Detection and Ranging),  LIDAR (Light Detection and Ranging), sensores ultrasónicos y de infrarrojos…

Gracias al desarrollo de Internet of the things, 5G… el vehículo estará conectado a otros vehículos (V2V, Vehicle-to-Vehicle), a las carreteras, ciudades (V2I, Vehicle-to-Infrastructure ) y a cualquier tipo de servicio que se genere alrededor (V2X– Vehicle-to-X). De esta forma, dispondremos de mayor seguridad en la conducción y acceso a nuevos servicios relacionados: navegación, Big Data, parking, taller, servicios post-venta, seguros, soluciones de movilidad… La interacción con ellos, HMI-Human Machine Interface, será mucho más sencilla gracias a nuevas tecnologías como Air Touch, Eye tracking o Head Up Display.

La irrupción gradual de estos avances, hacen que convivan nuevos y tradicionales modelos de negocios entorno a la movilidad: Operator carsharing (Zipcar, Car2go…), On-demand ride-hailing (Uber, GettTaxi…), Peer-to-peer car sharing (easyCarClub, FlightCar…), Peer-to-peer ride-sharing (BlaBlaCar…). Lo cual provoca que el entorno de los OEM’s se haga más complejo con la aparición de “nuevos/viejos” players, provocando adquisiciones (Ford Invierte en una startup de Inteligencia Artificial Argo AI), JoinVentures (Renault-Nissan y Microsoft se asocian para crear el futuro de la conducción conectada) y partnership (Mercedes integrará Google-Home en sus vehículos).

Elementos tradicionales de la cadena de valor, como la experiencia de compra o los componentes, en mayor (electrónica, motor, sistemas de almacenaje de la energía …) o en menor (grupo de conducción, elementos interiores…) medida, están “amenazados” por esta transformación de la industria.

Se abre un mundo de oportunidades para el desarrollo de nuevos productos y servicios.

koldoorrantia

Amplia experiencia profesional adquirida en la multinacional de IT Atos, realizando Dirección de Proyectos y Desarrollo de Negocio. He colaborado como analista en el Fondo de Inversión especializado en marketplaces y clasificados MERCURIUS Early Investment. En la actualidad soy Director en la consultoría estratégica DIPCOM Corporate, SL y cofundador de EKAI CAPITAL PARTERNS, SL.

Ver todas las entradas de koldoorrantia →

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: