25 octubre, 2020

Internet of the things: ¿realidad o futuro?

El internet de las cosas (IoT) permite conectar todo tipo dispositivos a Internet para su monitorización y control de manera inteligente en hogares, entornos de trabajo y lugares públicos. Esto ha sido posible gracias a la miniaturización de los dispositivos, las infraestructuras de servidores,  las telecomunicaciones, las aplicaciones y los servicios desarrollados alrededor de ellos.

La logística y el transporte fueron los primeros sectores en implementar dispositivos IoT mediante por ejemplo las etiquetas RFID. Otros sectores como el sanitario ya han comenzado a emplear dispositivos conectados a médicos y/o cuidadores. El sector de la energía gracias a las SmartGrids gestiona el uso de sus redes eléctricas. Pero probablemente los sectores donde mayor impacto se haya dado en los últimos años son los de la electrónica y el ocio en el hogar.

Uno de los grandes retos a los que se enfrenta el IoT es transformar un modelo de negocio basado en productos a un modelo basado en servicios.  Para ello, será necesario cambiar la tendencia a integrarse verticalmente mediante la venta de productos y la propiedad industrial y generar servicios alrededor del producto: convirtiéndose este en algunos casos, en una mera “commodity”. En la era de Economía de Internet 2.0, la primera (hardware) y segunda capa (infraestructura) del IoT, pasan a un segundo plano ante la tercera (servicios). La mayoría del valor económico de la industria IoT se centrará en los algoritmos que permitan la comunicación machine to machine y los servicios de software entorno a ellos.

La adopción de IoT por parte de industrias como la aeroespacial, la automovilística, la aviación, la médica y la farmacéutica dependerá entre otros factores de: la privacidad y seguridad, el aumento de la capacidad para almacenar y procesar los datos, la escalabilidad industrial de los dispositivos, la integración entre los mismos y la evolución de las infraestructuras.

Algunos expertos defienden la implicación de gobiernos para minimizar estos riesgos. La realidad es que queramos o no tendrán que participar ya que se instrumentalizarán cosas obvias: como la energía, el transporte y los procesos industriales. Por lo tanto, IoT tendrá un carácter político, con grandes repercusiones sociales y económicas. Aunque no hay que olvidar que los estándares (iOS, Windows, Android…) no surgen de una imposición gubernamental sino de modelos radicalmente nuevos que acaban convirtiéndose en estándares por la ampliación adopción.

koldoorrantia

Amplia experiencia profesional adquirida en la multinacional de IT Atos, realizando Dirección de Proyectos y Desarrollo de Negocio. He colaborado como analista en el Fondo de Inversión especializado en marketplaces y clasificados MERCURIUS Early Investment. En la actualidad soy Director en la consultoría estratégica DIPCOM Corporate, SL y cofundador de EKAI CAPITAL PARTERNS, SL.

Ver todas las entradas de koldoorrantia →

Un pensamiento en “Internet of the things: ¿realidad o futuro?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: