26 octubre, 2020

¿Puede la deuda pública del Estado superar el 100% del PIB?

Como hemos conocido los últimos días, los esfuerzos del Gobierno y de los españoles no han evitado que la deuda pública alcance el 100% del PIB.  El ratio deuda-PIB refleja la proporción entre la deuda nacional de un país y su producto interior bruto. Muestra la relación del valor monetario de todos los bienes y servicios que produce, y lo que debe. En definitiva, refleja la capacidad de pago de un estado con respecto a sus acreedores.

Algunos economistas, consideran que cuando la deuda pública se emplea con moderación, ayuda a que la economía crezca de forma más rápida. Otros, que el exceso de deuda, sino se establecen mecanismos de control, conduce a serios problemas como por ejemplo la elevación de la “prima de riesgo País”. Los primeros argumentan casos como Japón, cuya deuda superó el 200% del PIB en 2011, no mostrando dudas de solvencia (Japón es el tercer país más rico del mundo por PIB según el Banco Mundial de Classora, el peso de la industria en el PIB es del 26,3%, 72,5% el sector servicios y la agricultura el 1.2%, Fuente ICEX). Los segundos, casos como Grecia con un 160% del PIB y con el conocido rescate de por medio (la república helénica ocupa el puesto 43, según el mismo estudio, siendo el peso de la industria el 1% del PIB, el 83,1% de los servicios y el 8,6% la agricultura, Fuente ICEX).

¿Puede el Estado Español soportar un peso de la deuda pública superior al 100% del PIB con el modelo productivo actual? En mi opinión, no.

España ocupa el puesto 14 de país más ricos del mundo por PIB, siendo el peso de los servicios 74,4% del PIB, 17,5% la industria, 5,6% la construcción y 2,5% la agricultura (Fuente ICEX). Mientras no apostemos por la innovación, la formación y el empleo de calidad, nuestra economía será más vulnerable a los cambios de los ciclos económicos (cada vez más frecuentes) y los altos niveles de endeudamiento impedirán nuestra maniobrabilidad en mundo donde habrá que acostumbrase a vivir en el caos.

Como ya mencionaba en mi artículo de la semana pasada: ¿qué espero de las próximas elecciones?, nos estamos jugando incorporarnos al grupo de economías que lideran la competitividad en Europa: sino damos el sato de calidad ahora,  no lo daremos nunca.  No solo nos debemos fijar en control y gasto de las administraciones, fomentar el crecimiento con tipos de interés bajos o aumentar los ingresos fiscales (denominador), debemos cambiar el modelo productivo del Estado (numerador) apostando por la industria, I+D+i, la formación y el empleo de calidad. Esto no se consigue de la noche a la mañana, requerirá de visión de Estado, y sobre todo “haciendo más que hablando”, parafraseando a Antonio Machado “caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Propuestas como la del FIM para con Grecia ( “El FMI plantea un periodo de gracia para la deuda con Grecia”), pueden ser el comienzo del camino?.

koldoorrantia

Amplia experiencia profesional adquirida en la multinacional de IT Atos, realizando Dirección de Proyectos y Desarrollo de Negocio. He colaborado como analista en el Fondo de Inversión especializado en marketplaces y clasificados MERCURIUS Early Investment. En la actualidad soy Director en la consultoría estratégica DIPCOM Corporate, SL y cofundador de EKAI CAPITAL PARTERNS, SL.

Ver todas las entradas de koldoorrantia →

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: